Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy for you .privado.
Miér Abr 06, 2016 4:34 pm por Dorothy D. Allen

» The little hell [Natalie]
Jue Feb 11, 2016 11:01 am por Karl Petrov

» The little hell [Natalie]
Dom Oct 25, 2015 7:05 pm por Natalie Petrov

» The little hell [Natalie]
Mar Abr 28, 2015 12:16 am por Natalie Petrov

» The little hell [Natalie]
Miér Mar 04, 2015 7:17 pm por Polux

» The little hell [Natalie]
Dom Feb 01, 2015 12:29 am por Natalie Petrov

» The little hell [Natalie]
Mar Nov 11, 2014 7:50 pm por Natalie Petrov

» Why you have to be so rude?
Lun Ago 18, 2014 6:56 pm por Beth L. Rendall

» The little hell [Natalie]
Lun Ago 11, 2014 9:43 am por Natalie Petrov


Butterfly Kisses [PRIVADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Butterfly Kisses [PRIVADO]

Mensaje por Emily Thorne el Mar Abr 16, 2013 11:26 am

"La magia existe. ¿Quién puede dudarlo cuando existen cosas como el arcoíris, las flores, la música del viento o las estrellas? Cualquiera que haya estado enamorado alguna vez, ha sido rozado por la magia. Es una parte fundamental de nuestras vidas.

Algunos poseen más que otros, han sido elegidos para perpetuar un legado traspasado durante innumerables generaciones. Los iniciadores fueron Merlin, la sacerdotisa Ninian, el hada Rhiannon… Y también había sangre de los pueblos celtas, de Morgana y otros cuyos nombres se susurraban como un secreto.

Cuando el mundo era joven y la magia era algo natural como la lluvia de primavera, y se bailaba en los bosques debajo de la luna y, en ocasiones, se mezclaba con los mortales. Casi igual que ahora. Su poder era ancestral, incluso de niña lo había sabido. Le habían enseñado, que esos dones tenían un precio, y sus padres que la habían educado con todo el amor de sus corazones no podían engañarla, solo darle su cariño y cuidar de ella hasta que fuera una mujer adulta. Solo podían observar mientras su hija se convertía en una mujer adulta, experimentando los padecimientos y alegrías de la infancia, la juventud y la madurez.

Como mujer había escogido una vida tranquila y sabia estar sola sin sentir soledad.

Como hechicera, aceptaba su don y nunca olvidaba la responsabilidad que conllevaba.
"



Cuando vi aquella niña mirar a través de mi rosal, no tenía ni idea de hasta qué punto podía alterarme el día. Me había despertado de buen humor, y había decidido salir al jardín a trabajar un poco en las plantas, canturreando como acostumbraba mientras disfrutaba el olor de la tierra. El sol de media mañana brillaba en el cielo, el arrullo del mar llegado desde la parte trasera de mi casa llegaba uniéndose al zumbido de las abejas y los gorjeos de los pájaros. Quingsley, mi gato grisáceo dormitaba en el suelo a mi lado, moviendo su cola mecido en el sueño.

Una mariposa se poso en silencio en la palma de mi mano arrancándome una sonrisa mientras, con mucho cuidado acariciaba con un solo dedo una de sus alas, justo antes de que echara a volar nuevamente y en el mismo instante que aquella cabecita rubia salía de entre las rosas. Tenía una cara dulce, una sonrisa en los labios y unos grandes ojos azules que la miraban con asombro haciendo palidecer el color del despejado cielo. La niña me devolvió la sonrisa con una expresión curiosa y de asombro al mismo tiempo, mientras me acomodaba en el suelo cruzando mis piernas. – Hola. – le dije suavemente, con miedo de asustarla, aunque por lo que podía percibir de ella no es que fuera precisamente tímida. La empatía en muchas ocasiones era una bendición.




Emily Thorne
кιтту

avatar
Emily Thorne

Hechicero blanco

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 14/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.